Separados de Jesús | Octavius Winslow

Separados de mí nada podéis hacer.
JUAN 15:5

Oh, que la Iglesia de Cristo, y cada miembro individual, se diera cuenta de esta verdad; las visiones más simples, más cercanas y más experimentales de Jesús fortalecerían esencialmente el tono de la espiritualidad y el consuelo internos. El gran secreto de todo consuelo en las épocas de aflicción es llevar la aflicción, a medida que llega, simplemente a Cristo; y el gran secreto de toda santidad es llevar la corrupción, a medida que surge, simplemente a Cristo. Es este vivir en Cristo para todo lo que se necesita, este ir a Cristo en todas las circunstancias y en todas las épocas, lo que forma la vida feliz y santa de un hijo de Dios. No hay otro camino por el que pueda caminar. En el momento en que se aleja de Cristo, se convierte en un barco soltado de sus amarras y conducido a merced de los vientos de ola en ola. Cristo debe ser todo en todos para él; amigos, comodidades domésticas, privilegios de la Iglesia, ordenanzas, medios de gracia, nada debe ser suficiente en lugar de Jesús. ¿Y por qué el Señor disciplina tan frecuentemente el alma? ¿Por qué quitar los amigos, por qué arruinar las comodidades domésticas, por qué robarnos los privilegios de la Iglesia, por qué cerrar las ordenanzas y escribir la muerte sobre los medios de gracia? Oh, ¿por qué? No es más que para abrir un camino a través del cual Él mismo pueda entrar en el creyente, y convencer a ese corazón solitario, afligido y desolado de que Él es un sustituto para todo, mientras que nada podrá ser un sustituto para Él. Él tendrá el afecto supremo de Sus santos; ellos encontrarán su todo en Él; y con este fin envía aflicciones, cruces y desilusiones, pero para destetarlos de sus ídolos y atraerlos hacia Él.

Share this...

Deja un comentario