Que las preocupaciones no consuman nuestro corazón | Jeremiah Burroughs

Un corazón lleno de gracia estima tanto su unión con Cristo y la obra que Dios hace que no permitirá voluntariamente nada que lo sofoque o lo palidezca. Un cristiano desea que la Palabra de Dios tome tal posesión de modo que penetre «hasta partir el alma y el espíritu» (He. 4:12), pero no permitiría que el temor y el revuelo de malas noticias se apoderen de su alma de modo que hagan una división y lucha allí, como los gemelos en el vientre de Rebeca. Un gran hombre permitirá que la gente común permanezca afuera de sus puertas, pero no los dejará que entren y hagan ruido en su habitación o dormitorio cuando se retire deliberadamente de todos los asuntos terrenales. Por lo tanto, un espíritu de buena aptitud puede buscar cosas en el exterior (fuera de las puertas en el mundo) y permitir que algunas preocupaciones y temores ordinarios irrumpan en los suburbios del alma y toquen ligeramente los pensamientos, pero de ninguna manera permitirá una intrusión en la habitación privada, que debería estar totalmente reservada para Jesucristo como su templo interior.

Share this...

Deja un comentario