Odioso pecado | Octavius Winslow

Llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero.
1 PEDRO 2:24

¡Bendito anuncio! No es menos odioso, ni odiado, el pecado porque es perdonado y enteramente borrado. ¡Oh, no! Deja que el Señor toque tu corazón, lector cristiano, con un sentido de Su amor perdonador y con la seguridad de Su perdón, y te irás y lo odiarás, lo mortificarás y lo abandonarás más decidida y eficazmente que nunca. Y el Hijo de Dios tuvo que hacerse Hijo del hombre para que los que son por naturaleza hijos de la ira se conviertan en hijos de Dios. ¡Tuvo Dios, el Dios eterno, el alto y sublime, que rebajarse tanto como para encarnarse por los pecadores; por mí, un pobre pecador sin valor! ¡Para salvarme de la desgracia eterna, el Hijo del Hombre tuvo que sufrir, agonizar y morir; morir en mi lugar, morir por mis pecados, morir una muerte maldita! ¡Ah, Señor, qué debe ser el pecado, qué debe ser mi pecado! ¡Qué poco he pensado en él, qué poco me he lamentado por él, menos aún lo he odiado como debería odiarlo! ¡Señor, qué vil, qué indeciblemente vil soy! ¡Oh pecado odiado! ¿Lo perdonas, Padre de mis misericordias? Esto solo lo hace más odioso aún. Nunca, nunca, podré perdonarme a mí mismo.

Share this...

Deja un comentario