Obras del Espíritu y no de la carne

Gálatas 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

Es claro que el apostol Pablo insta a todo creyente a entender que la vida del verdadero profesante es sumamente controlada por el Espíritu de DIOS, lo cual es contrario a los deseos carnales o mejor dicho los que viven según sus pasiones pecaminosas, haciendo siempre referencia a nuestro estado caído o pecaminoso. No es de DIOS el que camina a diario y constantemente en los deseos carnales, complaciendo siempre sus malos deseos. Un hijo de DIOS da siempre pasos de que sus emociones o voluntad están siempre controladas o sometidas a la voluntad de DIOS, reflejando siempre que Su palabra es veraz  cuando afirma y hace diferencia de los que dicen conocer a DIOS y de los que no le conocen, nuestros sentidos deben estar siempre en Cristo, dando muestra de nuestra genuina conversión, haciendo siempre confirmación de que Él nos ha transformado.

Share this...

Deja un comentario