Nuestras expectativas y los designios de DIOS

2 Reyes 5:11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra.

¿Se ven frustradas nuestras expectativas cuando no se dan según esperamos? Naamán se molestó mucho al encontrarse con una situación diferente; esperaba que el mismo profeta saliera a recibirlo. Pero, lo que más suponía era que se dieran los hechos en consonancia con su creencia. Sin embargo, no percibimos este proceder en Eliseo, ni tampoco lo vemos tomando acciones que sean humillantes para el distinguido Naamán. Simplemente se da que Eliseo procede a enviar a su mensajero a dar las instrucciones convenientes a Naamán para lograr curar su enfermedad. En cuanto a la respuesta de Naamán después de las indicaciones dadas; observamos que no fueron totalmente aceptadas. Con la actitud de Naamán podemos contemplar una ilustración de cada uno de nosotros y apreciar de que estamos embargados de perspectivas que probablemente no son de acorde a DIOS. Queremos respuestas a las diferentes circunstancias y esto conforme a lo que creemos que debería de suceder y no teniendo cuidado, venimos a suponer que.

  • Podemos aportar mejores ideas a DIOS
  • Podemos influenciar en Él
  • Podemos orientarle de cómo nos haría sentir mejor

Debemos de quitar nuestros criterios y someternos ante los designios del SEÑOR, no estar conformes a nuestras expectativas es totalmente valioso para no pecar en contra de DIOS.

Share this...

Deja un comentario