No menospreciemos la palabra de DIOS

1 Samuel 15:23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.

Duras palabras del SEÑOR fueron dadas al rey Saúl por medio del profeta Samuel. Saúl actuaba muy contrario a lo establecido por DIOS lo que le costó no solamente su posición delante del pueblo, sino que también la estima de su propia vida, ya que las comparaciones de sus pecados dan determinación a que merecía la muerte por tener en desestima la palabra del OMNIPOTENTE. El ser desechado por DIOS nos pone en cara a nuestro futuro destino, nuestros pasos y nuestra forma de vivir deben de ser convenientes para con el SEÑOR ¿por qué ser tercos? ¿Por qué menospreciar lo que DIOS ha hablado? Seamos congruentes y cuidemos de no ser hallados rebeldes y obstinados que las consecuencias de tales hechos son evidentes.

Share this...

Deja un comentario