No despreciemos al Mesías enviado

Juan 7:47-49 Entonces los fariseos les respondieron: ¿También vosotros habéis sido engañados? ¿Acaso ha creído en él alguno de los gobernantes, o de los fariseos? Mas esta gente que no sabe la ley, maldita es.

En las palabras de los fariseos es notorio su desprecio hacia el pueblo y por ende a Jesucristo aludiendo engaño en todas sus enseñanzas, era prominente el desdén, era mejor tratar de desacreditarlo a que aceptar humildemente sus enseñanzas, no era posible para ellos que una persona como Jesús fuera en sí el Mesías ya que ellos tenían otra perspectiva del tal, las esperanzas de salvación de todo un pueblo no podían ser probables en un individuo como Jesús ya que este no llenaba sus expectativas, en el mismo instante los fariseos intentan persuadir a los alguaciles enviados a arrestar a Jesús Juan 7:32 tratándoles de ignorantes por dejarse maravillar de Jesús Juan 7:46, además de esto, acusaron claramente a la multitud del pueblo de malditos por escuchar a las palabras de Jesús Juan 7:49 según ellos porque estos desconocían lo que la ley dice, alegando así suma sabiduría de ellos mismos por no dejarse enseñar ni creer a Jesús Juan 7:48. A la luz de todo esto, podemos ver, que esta misma situación, se nos hace un reto que tenemos cada uno de nosotros en nuestros días, el desprecio hacia la palabra de DIOS, no está exento en nuestros días, acusar de ignorantes a los que siguen a un Mesías crucificado, no está exento en nuestros días, creerse más sabios que DIOS mismo, no está exento en nuestros días, examínese cada quien, procurando  hacerlo con diligencia en cada una de estas áreas, ya que la incredulidad sobre Jesús traerá nuestra muerte eterna y Sus promesas no serán para nosotros.

Juan 7:38-39 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Share this...

Deja un comentario