Muerte del pecado por la muerte de Cristo | Octavius Winslow

Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
TITO 2:14

No hay victoria sobre el poder remanente del pecado y no hay perdón para la culpa del pecado a menos que el alma trate con la sangre de Cristo. El gran fin de la muerte de nuestro querido Señor era destruir las obras del diablo. El pecado es la gran obra de Satanás. Para vencerlo, romper su poder, someter su dominio, reparar sus ruinas y librar de su condena, el bendito Hijo de Dios sufrió la muerte ignominiosa de la cruz. Toda esa amarga agonía que soportó, todo ese sufrimiento mental, la pena de Su alma en el jardín, los sufrimientos de Su cuerpo en la cruz, todo fue por el pecado. Vean, entonces, la estrecha y hermosa conexión entre la muerte de Cristo y la muerte del pecado. Toda verdadera santificación viene a través de la cruz. Lector, búscalo allí. La cruz traída a tu alma por el Espíritu eterno será la muerte de tus pecados. ¡Ve a la cruz, oh, ve a la cruz de Jesús! Ve en la simplicidad de la fe. Ve con la fuerte corrupción. Con la carga de la culpa, ve una y otra vez a la cruz. Allí no encontrarás nada más que amor, nada más que bienvenida, nada más que pureza. La preciosa sangre de Jesús «nos limpia de todo pecado». Y mientras estés bajo la cruz, tu enemigo no se atreve a acercarse a ti, el pecado no se apoderará de ti, ni Satanás, tu acusador, te condenará.

Share this...

Deja un comentario