Lejos del contentamiento al usar cambios pecaminosos | Jeremiah Burroughs

Vemos este tipo de cosas en Saúl corriendo hacia la adivina de Endor y ofreciendo sacrificios antes de que Samuel viniera. También con el buen rey Josafat que trabó amistad con Ocozías (2 Cr. 20:35). Y Asa va a Ben-adad, rey de Siria, en busca de ayuda, «no apoyándose en el Señor» (2 Cr. 16:7-8), aunque el Señor había entregado al ejército etíope en sus manos que constaba de un millón de hombres (cf. 2 Cr 14:12). Y el buen Jacob se unió a su madre para mentirle a Isaac; no contento con esperar el tiempo de Dios y usar los medios de Dios, se apresuró demasiado y se apartó de Su camino para procurar la bendición que Dios pretendía para él. Así lo hacen muchos a través de la corrupción de sus corazones y la debilidad de su fe, porque no pueden confiar en Dios y seguirlo completamente en todas las cosas y en todos los caminos. Por esta razón, el Señor a menudo sigue a los santos con muchas cruces dolorosas y temporales (como vemos en el caso de Jacob), aunque obtienen la misericordia. Puede ser que tu corazón carnal piense, no me importa cómo sea liberado de tal situación, si tan solo puedo ser liberado de ella. ¿Acaso no ocurre tantas veces en algunos de sus corazones cuando les sobreviene alguna cruz o aflicción? ¿Acaso no experimentan intenciones espirituales como estas: «Oh, si pudiera ser liberado de esta aflicción de alguna manera, no me importaría»? Sus corazones están lejos de estar en tranquilidad.

Share this...

Deja un comentario