Las alianzas de los malvados | Octavius Winslow

Y se hicieron amigos Pilato y Herodes aquel día; porque antes estaban enemistados entre sí.
LUCAS 13:12

¡Cuán sorprendente y solemne es la instrucción que se transmite en este incidente! Pilato y Herodes, que estaban en la actitud del odio más mortal entre ellos, ahora se hacen amigos. ¿Y qué extraño pero poderoso poder ha subyugado así repentinamente su animosidad, y ha convertido su odio en amor? ¿Qué cadena mística ha atraído y unido a estos gobernantes hostiles? Su mutua y profunda enemistad contra Jesús. ¡Creyentes en Cristo! ¿Son los enemigos de nuestro glorioso Redentor, inspirados por un sentimiento natural y afín de odio, inducidos a olvidar sus rencillas privadas, y a fundir sus diferencias en una confederación común para aplastar al Hijo de Dios, objeto de su mutua hostilidad? Y los amigos del Redentor, constreñidos por ese principio divino de amor que habita en los corazones de todos los nacidos de Dios, ¿no apagarán sus ardores de corazón, enterrarán sus antipatías y se unirán más estrechamente en una alianza santa, vigorosa y decidida para exaltar al Hijo de Dios, el glorioso y precioso Objeto de su afecto mutuo? Oh, si Jesús es el vínculo de unión para los que le odian, ¡cuánto más debería ser el vínculo de unión para los que le aman! Bajo su cruz, cómo deberían lamentarse, confesarse, aborrecerse y renunciarse ―por parte de los hijos de la única familia―, todos los celos impíos y la amargura, y la ira y el enojo, y el clamor y toda la falta de caridad; y cómo deberían reconocerse sin vacilaciones y cordialmente como tales todos los que aman al Señor Jesucristo, «solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz» (Ef. 4:3).

Share this...

Deja un comentario