La voluntad de Dios y la santidad | Octavius Winslow

Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
MATEO 6:10

El santo Leighton ha observado que decir de corazón «hágase tu voluntad» constituye la esencia misma de la santificación. Hay mucha verdad en esto; más, tal vez, de lo que llama la atención a primera vista. Antes de la conversión, la voluntad (el principio rector del alma) es la sede de toda oposición a Dios. Se levanta contra Dios: Su gobierno, Su ley, Su providencia, Su gracia, Su Hijo; e incluso la voluntad no renovada del hombre es hostil a todo lo que pertenece a Dios. En esto radica la profundidad de la impiedad del hombre. La voluntad está en contra de Dios; y mientras se niegue a obedecerlo, la criatura debe permanecer impía. Ahora bien, no es necesario un argumento extenso para mostrar que la voluntad, al ser renovada por el Espíritu Santo y al ser sometida a Dios, en proporción al grado de su sumisión, debe ser la santidad del creyente. No podría haber santidad perfecta en el cielo, si hubiera la más mínima preponderancia de la voluntad de la criatura hacia sí misma. Los ángeles y «los espíritus de los justos hechos perfectos» son supremamente santos, porque sus voluntades están supremamente absorbidas por la voluntad de Dios. «Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra». La voluntad de Dios es supremamente obedecida en el cielo, y en esto consiste la santidad y la felicidad de sus gloriosos habitantes. Ahora bien, en la exacta proporción en que la voluntad de Dios «se hace en la tierra» por el creyente, este bebe de la fuente pura de la santidad; y en la medida en que está capacitado, por la gracia de Cristo, para mirar en todas las cosas a Dios con amor filial, y decir: «No se haga mi voluntad, oh Padre mío, sino la tuya», alcanza la esencia misma de la santificación.

Share this...

Deja un comentario