La preciosa humanidad de Cristo | Octavius Winslow

Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos.
HEBREOS 2:17

Participando de nuestra naturaleza, nada de lo que era humano le era ajeno, excepto el pecado que lo manchaba y desfiguraba. Separen de Él todo lo que está caído, exorcicen todo espíritu malo del alma, expulsen todo sentimiento bajo de la mente, extirpen todo sentimiento egoísta del corazón y dejen que todo lo que queda de nuestra humanidad —sean sus afectos puros, sus exquisitas sensibilidades, sus refinadas afecciones, sus nobles propósitos, sus elevados, generosos y delicados sentimientos de simpatía y amor— y tendrán un retrato perfecto de nuestro Señor y Salvador. Nuestro Señor, como hombre, fue verdadera y puramente humano. Entrando en cada afinidad de nuestra naturaleza, se hizo íntimo con cada pensamiento y sentimiento, con cada afecto y emoción, con cada pena y dolor, con cada lágrima, gemido y suspiro de nuestra humanidad: todo, todo era suyo, excepto su pecado. Tampoco era esencial para la exquisita y perfecta ternura y simpatía de Su naturaleza que Él fuera, como nosotros, pecador. No, esto no habría hecho más que enturbiar, embotar y perjudicar todas las suaves sensibilidades y percepciones intelectuales de Su alma humana, como en nosotros lo ha hecho lamentablemente. Las susceptibilidades humanas que poseía Jesús eran tanto más profundas, ricas e intensas por el hecho mismo de Su perfecta pureza o de Su entera impecabilidad. ¡Cuán perfecto, entonces, debe ser Su amor, cuán tierna Su compasión, cuán exquisita Su simpatía, ya que fluye de una humanidad toda inmaculada como Su Deidad!

Share this...

Deja un comentario