La obra de Espirítu Santo | Octavius Winslow

Él me glorificará.
JUAN 16:14

Un oficio esencial e importante del Espíritu es glorificar a Cristo. Y cómo glorifica más a Cristo, sino exaltando Su obra expiatoria, dándole la preeminencia, la importancia y la gloria que exige; conduciendo al pecador, a quien primero ha convencido de su pecado, a aceptar a Jesús como un Salvador dispuesto y todo suficiente; a desechar toda confianza en sí mismo, toda dependencia de un pacto de obras, que no es sino un pacto de muerte, y así salir enteramente de sí mismo, para tomar su descanso en la sangre y la justicia de Emanuel, el Dios-Mediador. Oh, qué dulce y santo deleite debe ser para el Espíritu de Dios cuando un pobre pecador, en todo su conocimiento de ser nada, es conducido a apoyarse en Jesús, la «piedra probada, la piedra angular preciosa, el fundamento seguro».

Imagínese lector, entonces, cuán penoso debe ser para el Espíritu, cuando hay algún descanso en Su obra en el alma, ya sea para la aceptación, para el consuelo, para la paz, para la fortaleza o incluso para la evidencia de un estado de gracia, y no única y enteramente en la obra expiatoria que Jesús ha llevado a cabo para la redención de los pecadores. La obra del Espíritu y la obra de Cristo, aunque forman parte de un todo glorioso, son distintas y deben distinguirse en la economía de la gracia y en la salvación del pecador. Solo la obra de Jesús, Su perfecta obediencia a la quebrantada ley de Dios, y su muerte sacrificial como satisfacción a la justicia divina, constituye el fundamento de la aceptación del pecador para con Dios, la fuente de su perdón, justificación y paz. La obra del Espíritu no es expiar, sino revelar la expiación; no obedecer, sino dar a conocer la obediencia; no perdonar y justificar, sino llevar al alma convencida, despierta y penitente a recibir el perdón y abrazar la justificación ya provista en la obra de Jesús. Ahora bien, si hay alguna sustitución de la obra del Espíritu por la obra de Cristo, cualquier apoyo indebido y no autorizado en la obra interior, en lugar de la obra exterior del creyente, hay una deshonra hecha a Cristo, y un consecuente agravio al Espíritu Santo de Dios. No puede ser agradable al Espíritu encontrarse a sí mismo como sustituto de Cristo. Y, sin embargo, este es el pecado en el que tantos caen constantemente. Si miro a las convicciones de pecado dentro de mí, a cualquier movimiento del Espíritu que mora en mí, a cualquier parte de Su obra, como la fuente legítima de sanación, de consuelo o de evidencia, le doy la espalda a Cristo, quito mi vista de la cruz y desprecio su gran obra expiatoria, ¡hago un Cristo del Espíritu! Hago un Salvador del Espíritu Santo. Convierto Su obra en una obra expiatoria, y extraigo la evidencia y el consuelo de mi perdón y aceptación de lo que Él ha hecho, y no de lo que Jesús ha hecho. Oh, ¿no es esto, preguntamos de nuevo, una deshonra para Cristo y un agravio para el Espíritu Santo de Dios? No piensen que subestimamos la obra del Espíritu, que es grande y preciosa. Considerado como un vivificador, como un morador, como un santificador, como un testigo, como un consolador, como el autor de la oración, su persona no puede ser amada con demasiado ardor, ni Su obra puede ser demasiado apreciada. Pero el amor que le profesamos, y el honor que le damos, no debe ser a expensas del honor, la gloria y el amor debidos al Señor Jesucristo, a quien es Su oficio y Su deleite glorificar. La corona de la redención debe ser colocada sobre la cabeza de Jesús; solo Él es digno de llevarla; solo Él tiene derecho a llevarla. «Nos has redimido con Tu sangre», es el cántico que cantan en la gloria; y «Tú llevarás la corona», debe ser el cántico que repitan los redimidos en la tierra.

Share this...

Deja un comentario