La mente en las cosas necesarias | Jeremiah Burroughs

Toma el caso de un hombre que tiene labores de gran importancia y consecuencia: si todas las cosas que tiene en su cabeza con respecto a su gran labor van bien, no es consciente de las cosas más pequeñas en la familia. Por otro lado, un hombre que yace en casa, y no tiene nada que hacer, encuentra fallas en todo. Lo mismo ocurre con el corazón: cuando el corazón de un hombre no tiene nada que hacer, sino estar ocupado con las comodidades de las cosas del mundo, toda pequeña cosa lo preocupa. Pero cuando el corazón está ocupado con las cosas importantes de la eternidad o con las grandes cosas de la vida eterna, las cosas de aquí abajo que antes lo inquietaban son cosas que ahora no tienen importancia para él en comparación con lo otro. De modo que las cosas que suceden aquí no son de mucha consideración para él, si se proporciona lo único necesario.

Share this...

Deja un comentario