La mano de Dios es buena | Jeremiah Burroughs

Estar bien satisfecho con la mano de Dios es un grado más alto que los demás. Y proviene de esto: no solo veo que debería estar contento con esta aflicción, sino que veo que hay algo bueno en ella. Encuentro que hay miel en esta roca, por lo que no solo digo que debo someterme o me someteré a la mano de Dios, sino que incluso digo que la mano de Dios es buena: «Bueno es para mí ser afligido» (Sal. 119:71). Reconocer que es solo que estoy afligido es posible en alguien que no está realmente contento. Puedo estar convencido de que Dios trata con justicia en este asunto, Él es justo y recto, y es adecuado que me someta a lo que ha hecho. ¡Oh, el Señor ha hecho con justicia en todos los sentidos! ¡Pero eso no es suficiente! Debes decir: «Buena es la mano del Señor». Era la expresión del anciano Elí: «Buena es la Palabra del Señor», cuando era una Palabra dolorosa y dura. Era una palabra que amenazaba cosas muy graves para Elí y su casa y, sin embargo, Elí dice: «Buena es la Palabra del Señor». Tal vez algunos de ustedes puedan decir: «Bueno fue para mí ser afligido», pero deben llegar como David a esto: «Bueno es para mí ser afligido». No solo es bueno cuando ven el buen fruto que ha producido, sino también para decir cuando están afligidos lo siguiente: «Bueno es para mí ser afligido. Cualquiera que sea la aflicción, por la misericordia de Dios, la mía es una buena condición».

Share this...

Deja un comentario