La lección de la abnegación | Jeremiah Burroughs

Aunque la abnegación es una gran lección, es una lección difícil. Como sabes que sucede cuando se le enseña a un niño por primera vez, que se queja: «Esto es difícil». Y es difícil. Recuerdo lo que el mártir Bradford dijo: «Quien no ha aprendido la lección de la cruz, no ha aprendido su ABC en el cristianismo». Aquí es donde Cristo comienza con sus estudiantes; ciertamente aquellos en la formación más baja deben comenzar con esto. Si te consideras cristiano, debes ceñirte a esto o nunca podrás ser cristiano. De la misma manera que nadie puede ser una persona instruida menos que aprenda su ABC, así también nadie podrá convertirse en una persona instruida de la escuela de Cristo a menos que aprenda la lección de la abnegación. Haber aprendido este misterio de contentamiento. Esa es la primera lección que Cristo enseña a cualquier alma. ¡Oh, la abnegación! Es aquello que trae contentamiento, humilla y ablanda el corazón del hombre.

Share this...

Deja un comentario