La escuela de la enfermedad | Octavius Winslow

Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.
JUAN 11:4

El tiempo de la enfermedad es la escuela del alma. En ese tiempo se revela más de Dios y se aprende más de Su verdad que quizás en cualquier otra circunstancia. ¡Oh, cómo el carácter, las perfecciones y el gobierno de Dios se revelan a su mente por medio de las enseñanzas del Espíritu de verdad! Sus puntos de vista oscuros se aclaran, sus ideas burdas maduran, sus ideas erróneas se rectifican. Contempla a Dios bajo otra luz, y la verdad a través de otro medio. Pero el efecto más dulce de todos es la apropiación personal de Dios para su propia alma. Ahora puede decir: «Este Dios es mi Dios, y es mi Padre, y es mi porción para siempre», palabras de seguridad hasta ahora extrañas a sus labios. Las promesas de Dios nunca se consideraron tan preciosas, las doctrinas de la gracia nunca se sintieron tan establecidas, y los preceptos nunca se vieron tan obligatorios y tan santificantes como ahora. ¡Benditos resultados de una posesión santificada del tiempo de la enfermedad! ¡Y qué poda de esta rama viva ha tenido lugar! ¡Qué destete de las demandas absorbentes de la vocación terrenal, de un apego indebido al bien creado, de la criatura, del mundo! ¡Y lo que es el mayor destete de todos, del ídolo aferrado: el yo! ¡Qué humildad de mente, qué mansedumbre de espíritu y qué renuncia a sí mismo le siguen! Entró en esa cámara como un hombre orgulloso, sale de ella como un niño pequeño. Entró en ella con mucho del espíritu de un profesante codicioso y de mentalidad mundana, sale de ella con el mundo bajo sus pies: «Consagración a Cristo y Santidad a Dios», escrito en su naturaleza y grabado en su frente. Ha estado cerca de la eternidad. Ha mirado dentro del velo. Ha estado leyendo su propio corazón. Ha estado tratando con Cristo. Ha visto y sentido cuán solemne era acercarse a la puerta de la muerte para entrar en la presencia de Dios. Y desde ese terrible punto de visión, ha contemplado el mundo, la vida y la responsabilidad humana tal como son. Y ha regresado como un espíritu de otra esfera, revestido de todas las solemnidades de la eternidad, para vivir ahora como alguien que pronto estará allí. En verdad, su enfermedad fue «para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella».

Share this...

Deja un comentario