La carga de las angustias de la prosperidad | Jeremiah Burroughs

Una rosa tiene sus espinas, y de ese modo la Escritura dice que el que quiere ser rico son traspasados de muchos dolores (cf. 1 Ti. 6:9-10). Si el corazón de un hombre se empeña en ser rico, y quiere ser rico, tal hombre se perforará con muchas penas. Contempla el deleite y la gloria de las riquezas que aparecen externamente, pero no considera con qué dolores penetrantes puede encontrarse con ellas. La consideración de la angustia que se encuentra en una condición próspera, lo he pensado muchas veces. Y no puedo pensar en nada mejor para compararlo que viajar en un campo abierto donde el terreno es muy claro y arenoso. Y ven una ciudad muy lejos en un valle y piensan: «Oh, qué bien situada está esa ciudad». Pero cuando van y marchan a la ciudad, pasan por un camino sucio y por muchos agujeros terriblemente sucios. No podían ver el carril sucio y los agujeros cuando estaban a dos o tres millas de distancia. Del mismo modo, a veces consideramos la prosperidad de los hombres y pensamos: «Este hombre vive bien y cómodamente», pero si solo supiéramos qué angustias tiene en su familia, en sus posesiones, en sus tratos con los hombres, no consideraríamos Su condición tan feliz.

Share this...

Deja un comentario