Juan 18:28-29 El juicio ante Pilato.

Juan 18:28-29 Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era de mañana, y ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse, y así poder comer la pascua. 29 Entonces salió Pilato a ellos, y les dijo: ¿Qué acusación traéis contra este hombre?

Roma tenia una reputación mundial por la justicia que se practicaba en sus cortes. La sesión comenzó de manera acorde con esa reputación judicial. Pilato pregunto que acusaciones tenían en contra del prisionero. En respuesta, los lideres judíos acusaron a Jesús de tres ofensas:

Lucas 23:2

  1. Pervierte a la nación.
  2. Prohíbe pagar los impuestos al Cesar.
  3.  Declara ser Cristo un rey.

Las dos primeras acusaciones eran poco precisas, pero la tercera era una acusación directa de traición. También despertó sospecha en Pilato, ya que el prisionero no se veía como un rey. ¿Que clase de rey era? Su reinado, explico Jesús, era el de dar testimonio de la verdad.

Uno de los detalles notables en el reato de los evangelistas es la reiterada declaración de la inocencia de Jesús que hizo Pilato. Después de la primera audiencia, dijo: “Ningún delito hallo en este hombre.” Luego, después de que Herodes se lo devolvió, Pilato afirmo: “No he hallado en este hombre delito alguno de aquellos de que le acusáis. Y ni aun Herodes” Lucas 23:14-15. Y entonces, cuando la muchedumbre reclamaba que lo crucificara, Pilato respondió: “Ningún delito de muerte he hallado en él.” Lucas 23:22. Entonces la esposa de Pilato provoco un dramático desvió de la situación porque le envió el siguiente mensaje: No tengas nada que ver con ese justo Mateo 27:19. La razón era que ella había soñado con Jesús. Finalmente, Pilato tomo agua y se lavo las manos ante la multitud, diciendo: “Inocente soy yo de la sangre de este justo.” Mateo 27:24.

Es decir que en cinco ocasiones se registra que Pilato declaro la inocencia de Jesús. Era importante declarar la inocencia de Jesús. Los evangelistas lo hicieron citando nada menos que a Poncio Pilato, el procurador de la provincia Romana de Judea.      

John Stott

Share this...

Deja un comentario