Humillación y humildad

Salmos 51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

Pecador reconoce tu indolente actitud ante DIOS y humíllate, admite que tus sacrificios externos nada son delante de Él; no continúes bajo engaño de modo sordo y ciego al llamado de arrepentimiento del SEÑOR. No sigas en una vida rebelde a sus mandamientos u ordenanzas ¿hasta cuándo mantendrás erguida tu cabeza en contra de tu DIOS y Creador? ¿Conservarás tu dureza de espíritu mientras vivas? Pecador es necesario levantar consciencia y entender que el SEÑOR a los que realizan holocaustos superficiales mira de lejos ¿te perderás creyendo y confiando en tus acciones? Pecador el SEÑOR no rechaza un corazón lleno de arrepentimiento hacia Él. Deja de lado la vana confianza en obras y hueca sabiduría humana. Doblégate de alma y ven a Él, no menosprecies Su llamado. Atiende ligero tu verdadera necesidad porque puede estar pronto a acabarse tu oportunidad de arrepentimiento.

Share this...

Deja un comentario