Extraer más que añadir | Jeremiah Burroughs

El misterio [del contentamiento] consiste no tanto en traer algo del exterior para hacer que mi condición sea más confortable, sino en la extracción de algo que está en el interior. Los hombres del mundo entonces, cuando quieren tener contentamiento, y carecen de algo, ¡oh, deben tener algo externo que estén contentos! Pero el hombre piadoso dice lo siguiente: «Sacaré algo que ya está adentro, y luego estaré contento». Supongamos que un hombre tiene un humor febril que hace que su bebida sepa amarga, con lo cual le pide a su esposa que eche un poco de azúcar a su bebida, pero todavía la bebida le sabe amarga. ¿Por qué? Porque la amargura proviene de un humor colérico amargo dentro. Pero deje que el médico venga y le dé una medicina amarga para eliminar la amargura que hay dentro, y luego podrá saborear su bebida lo suficientemente bien. Es lo mismo con los hombres del mundo: «¡Oh, tal condición es amarga, y si pudiera tener tal y cual misericordia añadida a esta misericordia, entonces sería dulce!» Ahora bien, si Dios pusiera una cucharada o dos de azúcar, ¡aún sería amargo! Pero el camino al contentamiento es eliminar tus pasiones y humores amargos. «¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?» (Stg. 4:1).

Share this...

Deja un comentario