El pecado lleva al hombre a hundirse en la melancolía | Thomas Watson

Este es un «humor negro» asentado principalmente en la mente. Algunos tienen presentimientos terribles y tristes. Algunos tienen presunciones extrañas y tristes, que se imaginan que sus cuerpos están hechos todo de vidrio, y que se romperán si alguien los toca. La melancolía viste la mente de negro. Pone al cristiano fuera de tono, de modo que no es apto para la oración o la alabanza. Las cuerdas del laúd no sonarán cuando están mojadas, ni nadie bajo el poder de la melancolía puede cantar al Señor en su corazón (cf. Ef. 5:19). Cuando la mente está turbada, no es apta para dedicarse a la obra. La melancolía perturba la razón y debilita la fe. Satanás trabaja mucho en este temperamento. Es la «bañera del diablo». Se baña con deleite en esa persona. A través de los espectáculos negros de la melancolía, todo parece negro. Cuando el cristiano mira el pecado, dice: «¡Este Leviatán me devorará!». Cuando mira las ordenanzas, dice: «¡Estas servirán para aumentar mi culpa!». Cuando mira la aflicción, dice: «¡Este abismo me tragará!». La melancolía crea miedos en la mente. Suscita inquietudes e irregularidades.

Share this...

Deja un comentario