El favor de Dios para el alma en aflicción 2 | Timothy Rogers

Cuando se le deja solo y abandonado al alma que tiene el favor de Dios, la presencia divina le da miel en el desierto, y convierte su calabozo en un paraíso; lo que carece en las Criaturas, es abundantemente suministrado en su bendito y glorioso Creador. Aunque sea pobre en el mundo, es rico en fe (Stg. 2:5). Aunque no tenga nada en la Tierra que pueda llamar suyo, qué dulce apoyo es pensar que Dios es suyo. ¿Qué necesidad tiene de preocuparse, aunque sea desechado por todo el mundo, cuando Dios lo recibe? ¿Qué le importa si lo condenan, cuando el soberano juez de todos lo absuelve y le pide que tenga buen ánimo, porque sus pecados están perdonados? No tiene por qué temer a todas sus amenazas atrevidas, su insolencia y su orgullo, cuando puede mirar hacia arriba como Esteban y ver a Jesús a la diestra de Dios para abogar por su causa. Aunque pierda a sus amigos y sus comodidades terrenales, tiene un amigo todopoderoso que no puede perder. Cada corrección es apreciada así por el alma privilegiada. Independientemente de lo desagradable que pueda ser en el momento, sabe que promoverá su bien final (Ro. 8:28). Sabe que su Padre celestial lo guía con una disciplina tan fuerte para Su propio Reino glorioso, y confía en Su fiel promesa para llevarlo allí.

Share this...

Deja un comentario