El cuidado del SEÑOR aun en nuestra aflicción

1 Samuel 23:14 Y David se quedó en el desierto en lugares fuertes, y habitaba en un monte en el desierto de Zif; y lo buscaba Saúl todos los días, pero Dios no lo entregó en sus manos.

Es notorio que en medio de la persecución de la cual sufría David, su confianza no se encontraba en su fuerza o destreza. En el versículo se nos dice: David se quedó en el desierto en lugares fuertes. Pero, además afirma: DIOS no lo entregó en sus manos. Aunque, es notoria la persistente búsqueda de Saúl; discernamos qué es DIOS mismo quien resguardo a David. La seguridad de la vida de David no estaba en los ingenios de protección humana; sino, en el amparo de DIOS. Tomar en cuenta que DIOS protege a los suyos es preciso en el versículo. Es significativo notar que DIOS cumple su voluntad. Pueda ser que no entendamos lo que está pasando en nuestro alrededor. Sin embargo, tengamos presente que DIOS hace su determinación. Él nos cuidará para su propósito, Él nos guiará para sus pretensiones, no habrá nadie o nada que se niegue a Él. Confiemos plenamente en nuestro DIOS que nos guardará para su designio eterno.

Proverbios 19:21 Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.

Share this...

Deja un comentario