El cristiano viene al contentamiento al hacer la obra de su condición 1 | Jeremiah Burroughs

El cristiano viene a este contentamiento no al solventar lo que le hace falta a su condición, sino al hacer la obra de su condición. Este es el camino del contentamiento. El corazón carnal piensa de esta manera: «Existe tal condición en la que tengo muchas carencias; me hace falta esta u otra comodidad, ¡cómo puedo llegar a estar satisfecho y contento! Debo tener mis carencias solventadas o, de lo contrario, es imposible que esté contento». Pero el corazón lleno de gracia dice lo siguiente: «¿Cuál es el deber de la condición en la que Dios me ha puesto? Ciertamente mi condición ha cambiado, no hace mucho tiempo que estaba en una situación próspera, pero Dios ha cambiado mi estado. El Señor ya no me llama Noemí, sino Mara. ¿Ahora qué debo hacer? ¿Cuáles puedo considerar ahora que son esos deberes que Dios requiere de mí en la condición en que ahora me ha puesto? Emplearé mi fuerza para realizar los deberes de mi condición actual».

Share this...

Deja un comentario