El cristiano contento ve el amor de Dios en las aflicciones 2 | Jeremiah Burroughs

La gracia le da al hombre un ojo, un ojo penetrante para perforar el consejo de Dios, esos consejos eternos de Dios para bien de él, incluso en sus aflicciones; él puede ver el amor de Dios en cada aflicción, así como también en la prosperidad. Ahora bien, esto es un misterio para el corazón carnal; no pueden ver tal cosa. Quizás piensan que Dios los ama cuando los prospera y los enriquece, pero piensan que Dios no los ama cuando aflige. Esto es un misterio: la gracia permite a los hombres ver el amor en el ceño fruncido del rostro de Dios, y así llegan a recibir contentamiento.

Share this...

Deja un comentario