El cristiano aprende que él no es nada | Jeremiah Burroughs

Tal persona aprende a saber que no es nada. Él viene a ser capaz de decir: «Bueno, veo que no soy nada en mí mismo». Entonces, el hombre o mujer que realmente sabe que él o ella no es nada, y lo ha aprendido completamente, podrá soportar cualquier cosa. La forma de poder soportar cualquier cosa es saber que no somos nada en nosotros mismos. Dios nos dice: «¿Pondrás tus ojos en aquello que es nada?» (Pr. 23:5), hablando de las riquezas. ¿Y por qué, bendito Dios, no lo haces de la misma manera? Has puesto tu corazón sobre nosotros y, sin embargo, no somos nada. Dios no quiere que pongamos nuestros corazones en las riquezas porque no son nada. Sin embargo, Dios se complace en poner Su corazón en nosotros y, sin embargo, no somos nada. Esa es la gracia de Dios, la gracia gratuita. Por lo tanto, no importa mucho lo que sufra, porque yo soy como nada.

Share this...

Deja un comentario