El corazón malo de incredulidad | Octavius Winslow

Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo.
HEBREOS 3:12

Observen a qué causa se atribuye todo alejamiento de Dios: la incredulidad. Este es el pecado que, en otro lugar, exhorta al cristiano a «despojarse», como «el pecado que nos asedia fácilmente» (He:12:1). ¿Cuál es el pecado que fácilmente asedia a todo hijo de Dios? Deje que cualquier creyente testifique. Pídele que señale su enemigo más sutil, constante, poderoso y peligroso. Pregúntale qué es lo que tiene más fácil acceso a su mente; qué es lo que más enreda sus pies y, por lo tanto, le obstruye en la carrera que tiene por delante; qué es lo que más fácil y frecuentemente lo ha vencido; qué es lo que ha traído más angustia a su alma y deshonra a Dios; y responderá sin vacilar: «Mi corazón malo de incredulidad». Puede tener debilidades constitucionales, ser asaltado por tentaciones peculiares, y puede ceder a «pecados de soberbia»; y estos, en secreto y en estrecha transacción con Dios, pueden causarle profunda amargura y humillación del alma. Pero el pecado que lo asedia tan fácil y perpetuamente es el de la incredulidad, causa fructífera de todos los demás pecados. Porque, así como la fe es el progenitor de toda santidad, la incredulidad es el progenitor de toda impiedad.

Share this...

Deja un comentario