El alma que conoce lo necesario no se turba por lo demás | Jeremiah Burroughs

Se dice de Pompeyo que cuando llevaba grano a Roma en un momento de escasez, estaba en gran peligro por las tormentas en el mar, pero dijo: «¡Debemos continuar! Es necesario que Roma sea socorrida, pero no es necesario que vivamos». De la misma manera, entonces, el alma no se turbará mucho por las demás cosas cuando se ocupa de las cosas que son absolutamente necesarias. ¿Cuáles son las cosas que nos inquietan aquí, sino solo por algunas cuestiones secundarias en este mundo? Y esto se debe a que nuestros corazones no están ocupados con la única cosa absolutamente necesaria. ¿Quiénes son los hombres que están más descontentos, sino las personas ociosas, personas que no tienen nada en que ocupar sus mentes? Cada pequeña cosa los inquieta y descontenta.

Share this...

Deja un comentario