Dios permite que seamos sensibles a nuestras aflicciones | Jeremiah Burroughs

Dios permite que Su pueblo sea sensible a lo que sufren. Cristo no dice: «No cuentes como cruz lo que es una cruz»¬, sino que dice: «Toma tu cruz todos los días». Así como es como el cuerpo natural: si tomas un medicamento y tu cuerpo no puede retenerlo, sino que inmediatamente lo vomita; o si no siente nada y el cuerpo no es suscitado, ya sea de estas formas el medicamento no funciona, con lo cual sugiere que el cuerpo está muy enfermo y difícilmente se curará; así mismo ocurre con los espíritus de los hombres bajo aflicciones: si no pueden retener las medicinas de Dios y las vomitan, o si son insensibles a ellas y no son suscitados por ellas más que lo que el cuerpo lo es por un trago pequeño de cerveza, es un triste síntoma de que sus almas están en una condición peligrosa y casi incurable. Por lo tanto, esta quietud interna no se opone a una sensación de la aflicción, porque ciertamente no habría contentamiento verdadero si no fueran aprensivos y sensibles a sus aflicciones cuando Dios está enojado.

Share this...

Deja un comentario