Deshonra santificada en Cristo | Jeremiah Burroughs

¿Soy vilipendiado o deshonrado? ¿Me arrebataron mi buen nombre? Bueno, Jesucristo tuvo deshonra sobre Él; fue llamado Beelzebú y samaritano, y dijeron que tenía un demonio en Él (cf. Mt. 12:24; Jn. 8:48). Todas las calumnias repugnantes que pudieron haber existido, fueron arrojadas sobre Jesucristo, y esto fue para mí para que pudiera tener santificado ese oprobio que se arroja sobre mí. Mientras el corazón de otro hombre está abrumado por la deshonra y la infamia, y busca obtener contentamiento de esta manera: tal vez te han hablado mal y no tienes otra forma de tranquilizarte y justificarte a ti mismo más que, si te maldicen, tú les maldices en respuesta, y entonces crees conseguir alivio. ¡Oh, pero un cristiano tiene otra manera de tranquilizarse! Otros me maldicen y hablan mal de mí, pero ¿acaso no maldijeron a Jesucristo y hablaron mal de Él? ¿Y qué soy yo en comparación con Cristo? Y la sujeción de Cristo a tal maldad, fue para mí que, aunque tal cosa viniese sobre mí, podría saber que la maldición de esto me es quitada a través de la sujeción de Cristo a ese mal. Por lo tanto, el cristiano puede estar contento cuando alguien habla mal de él.

Share this...

Deja un comentario