Consideraciones para un noviazgo cristiano I

Por dónde se debe comenzar

En la existencia de varios que se dicen cristianos (seguidores de Cristo) no es costumbre tomar muy en serio los consejos bíblicos ni tampoco analizarlos o pensar tan siquiera en ellos. La Escritura nos dice mucho sobre seleccionar o escoger amistades y debemos de comprender acerca de lo mismo. El desconocimiento del consejo sagrado es inmenso y por causa de esto acarrear demasiadas consecuencias, se entiende que muchos no examinan de forma coherente y a la luz de las escrituras lo que deben buscar en un individuo, terminan su relación demasiado pronto y con muchas dudas por delante. Los jóvenes o adultos solteros necesitan considerar a la biblia para poder entender lo que se contempla y como debe de ser un pretendiente. Además, es vital que entienda que cuya mejor herramienta es la aplicación genuina del conocimiento bíblico a su vida personal. Todo aquel que desee iniciar una amistad o un noviazgo tiene que observar el libro de DIOS.

Lo más común del desconocimiento

Los problemas que se han logrado determinar (cuando una relación toma inicio) es que la selección se da por atracción óptica, y por ende placer sexual e incluye sentimientos compulsivos. En diferentes ocasiones se da por intereses económicos. Por deseos caprichosos como estos no indagan con más raciocinio; se guían únicamente por lo que está a simple vista. Por lo que pueden palpar, y una vez involucrados en un compromiso por la toma de decisiones ligeras; encontramos cónyuges demostrándose odio en muy poco tiempo, tratando de destruirse el uno al otro. No importando circunstancias en las que se logren caer y, por razones de que es imposible soportarse entre ambos, vemos tragedias que nos sorprende lo ocurrido y, es aquí donde saltan las preguntas ¿Qué pudo haber sucedido? También, comienzan las observaciones y críticas hacia cualquiera de los dos. Sin embargo, no se piensa en un cuestionamiento sobre ¿Estaban capacitados para entregarse en casamiento? ¿Tenían bases sólidas y así concluir en nupcias? Muy difícilmente los que se casaron con esta premisa siguen conviviendo y si logran continuar juntos. Viven en un sufrimiento de nunca terminar. Otros alcanzan ayuda y esto muy probablemente a través de una orientación bíblica y mejorar la calidad de su matrimonio. Es triste observar que no hay sensatez de lo que buscan en un individuo, asimismo podemos atribuir esta falta de juicio al deber que los padres tienen en capacitar u orientar a sus hijos con anterioridad para que puedan tener criterios concretos para elegir un futuro esposo (a). Saber discernir el tipo de sujeto para compartir hasta que la muerte los separe es fundamental; si no se les instruye pertinentemente serán débiles en conocimiento. Si no les ayudamos a que aprendan a no ser guiados por persuasión física, goce o sentimiento, es muy probable que sucumban, porque no han captado el verdadero sentido de su idolatría.

 El camino que se debe seguir

El que desea comenzar un noviazgo o amistad necesita buscar constantemente guía. Se conoce en muchos casos que no existe un interés por una formación bíblica y una de las causas es que se creen muy autosuficientes. Esta creencia logra traer problemas en los involucrados; tenemos que observar que creernos independientes es índice de idolatría y también desprecio hacia aquellos que sí se encuentran aptos a colaborar. Cargar con este tipo de pensamientos genera demasiadas dificultades para actuar con razonamiento y a la vez no demuestra humildad lo cual es una característica cristiana. La falta de prudencia y modestia es grave ya que es el testimonio de Cristo en cada de unión el que siempre está por delante; considerar las Escrituras ya sea por medio de un consejero bíblico o pastor (de donde se congrega) es vital cuando el desconocimiento apremia. Por tanto, el camino que se debe seguir es el de confiar plenamente en la capacitación sagrada. No se puede pretender como cristianos que somos iniciar una relación sin la orientación de aquel que consideramos nuestro padre, ni tampoco podemos rechazar lo que la biblia tiene que decir porque si no estaríamos negando lo que decimos ser.

Proverbios 15:17 Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, Que de buey engordado donde hay odio.

Share this...

Deja un comentario