Salmo 80:3 Restauración antes de ser consumidos.

Salmo 80:3 Oh Dios, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.

En cuanto a los juicios de DIOS los ejemplos bíblicos son muchos, la destrucción por causa de juicio es inevitable, DIOS ha dictaminado hacer conocer su poder a través de su palabra, lo que se nos demuestra no es meramente un teatro ficticio o deseos de ser chantajeoso, la calamidad viene y viene con juicio de DIOS.

Si observamos bien el salmista ruega por una restauración verso 3, pero podemos observar igualmente en los siguientes versículos que esto se dio en momentos en que la destrucción ya había sido dada, aunque mientras haya vida hay esperanza, después de esta vida la esperanza se ha perdido, la oportunidad ha sido desestimada, tenemos que ser muy observadores a esto ya que con frecuencia hacemos lo que el pueblo de Israel hacia, teniendo las advertencias las desestimamos y las ponemos a nuestro nivel cuando podemos observar que DIOS no juzga según nuestro nivel, sus advertencias y denuncias escritas son ejemplo vivo de como DIOS exige un nivel de vida diferente.

Es por esto que no se puede pasar por alto lo que el SEÑOR nos advierte, somos notificados incansablemente sobre sus juicios, los sufrimientos causados por sus juicios son de alguna forma abrumadores, de la forma en que el salmista los describe es totalmente impresionantes:

  • Verso 5 Les diste a comer pan de lágrimas, Y a beber lágrimas en gran abundancia.
  • Verso 6 Nos pusiste por escarnio a nuestros vecinos, Y nuestros enemigos se burlan entre sí.

El salmista es consciente de la indignación del SEÑOR y no evita hablar de ella Verso 4 Jehová, Dios de los ejércitos, ¿Hasta cuándo mostrarás tu indignación contra la oración de tu pueblo? Su pregunta a ella no es una queja sino mas bien una suplica ardiente a las misericordias del SEÑOR.

Tomemos los ejemplos de la palabra del SEÑOR para nosotros ya que el sufrimiento causado por la justicia del SEÑOR es abrumadora y esta no tiene fin sino que sera para toda una eternidad después de nuestra muerte física. Clamemos al igual que el salmista: Verso 19 !!Oh Jehová, Dios de los ejércitos, restáuranos! Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. Antes que llegue nuestro fin.

Share this...

Deja un comentario