Salmo 46:1-3 Aunque todo duela, confiar en el SEÑOR es la prioridad.

Salmo 46  Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. 2 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; 3 Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza.

¿Quien podría decir palabras como las que se declara este salmista?. Escribirlas no solamente en el papel, sino que sean vividas con sus sentidos muy cabales, aunque con el corazón turbado.

En este mundo lleno de muchas angustias y tristezas, no podemos decir que sea posible con facilidad, mucha gente se conmueve después de tragedias que causan muchas muertes pero tiempo después, estas, se olvidan.

Es importante considerar las palabras del salmista que son expresadas de su verdadero pensamiento, en medio de nuestra adversidad nuestra respuesta a la vida delante de DIOS tendrá mucho que decir, Él  es el único que puede sostenernos firmes en cualquier situación, no debemos ni siquiera escatimar, o pensar que pronto todo pasara, dedicar unas cuantas oraciones, o cantos, no arreglara nada para nosotros delante de DIOS, meditar firmemente en estas palabras escritas en este salmo, es necesario, pues nos hace ver que él salmista no busca de DIOS únicamente en momentos de dolor, sino que sabe que la vida continua, y mantenerse en Él es importante.

Consideremos al igual que el salmista nuestras palabras que así como inicio este salmo así también lo termino, su único interés es poner en concreto quien es nuestra única ayuda en este mundo perdido.

Salmo 46:11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.

Share this...

1 comentario en «Salmo 46:1-3 Aunque todo duela, confiar en el SEÑOR es la prioridad.»

Deja un comentario