Salmo 119:50 Consuelo que vivifica.

Salmo 119:50 Este es mi consuelo en la aflicción: que tu palabra me ha vivificado. LBLA

En tiempos que el temor embarga, encontrar coherencia es difícil, mas cuando humanamente se ve todo de forma distorsionada, sin pensar en lo fatal de las consecuencias muchas veces no actuamos según creemos, no existe esa firmeza de la cual muchas veces se nos habla en las escrituras, las cuales deberían de ser mas que talantes en nosotros, se debería de tener mas que supuestas sus afirmaciones ante las dificultades, hacer omisión de ellas podría costarnos consecuencias muy severas, ya que estaríamos declarando y afirmando que DIOS no puede ser el que dice ser «consuelo Vivificador».

Debemos considerar muy seriamente y con firmeza las palabras del salmista aunque no haya ánimos o nos enfrasquemos y aunque lamentable y dura sea nuestra situación, no podemos desechar ni tampoco evadir las palabras de animo del salmista:

  • Mas no me he apartado de tu ley verso 51.
  • Me acordé, oh Jehová, de tus juicios antiguos, Y me consolé verso 53.
  • Me acordé en la noche de tu nombre, oh Jehová, Y guardé tu ley verso 55.

Estas declaraciones son de sumo valor, en ellas hay entendimiento de DIOS, él salmista reconoce que solo en Él hay esperanza aunque todo el mundo se oponga, el consuelo es algo que no es ajeno a DIOS, el consuelo debemos de entender que es DIOS mismo, sin Él no existiría consuelo alguno.

Share this...

Deja un comentario