Reunión con los santos 2 | Octavius Winslow

Así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
1 TESALONICENSES 4:14

¿No añadirá nada a la gloria de ese acontecimiento y a la felicidad de ese momento cuando el Hijo de Dios descienda y, disolviendo el suave sueño de los santos muertos, reanime a cada uno con su antiguo ocupante, que entonces reconoceremos perfectamente a los que una vez conocimos y amamos, y renovaremos la dulce comunión, antes imperfecta y limitada, pero ahora completa y eterna? Secad, pues, vuestras lágrimas y dejad de lamentaros, santos de Dios. Ellos «no se han perdido, sino que se han ido antes». Sus espíritus viven con Jesús. Y cuando Él venga, los traerá con Él, y ustedes los verán y conocerán con una vista sin nubes y un conocimiento perfecto. Los mismos ojos que una vez les sonrieron tan amablemente, la misma lengua que les habló tan reconfortante, las mismas manos que les administraron tan hábilmente, los mismos pies que viajaron al lado de ustedes tan fielmente, el mismo pecho que los acolchó tan tiernamente, se encontrarán de nuevo. «La venida del Señor se acerca», y a los que «duermen en Jesús, Dios los traerá con Él». «Consolémonos unos a otros con estas palabras».

¿Y no será un gozo adicional encontrar y conocer a aquellos eminentes siervos del Señor cuyas historias y cuyos escritos nos estimularon, instruyeron y animaron, arrojando luz y alegría en nuestro camino? Abraham, cuya fe nos ha animado; David, cuyos salmos experimentales nos han reconfortado; Isaías, cuyas visiones de Jesús nos han alegrado; Pablo, cuyas epístolas doctrinales nos han instruido; Juan, cuyas cartas de amor nos han atrapado. Contemplar a la «Magdalena» sentada a los pies de Jesús, al «mendigo» que descansa en el seno de Abraham, al «ladrón» con Cristo en el Paraíso, etc., ¡oh! ¿No será esto una alegría, una dicha, una gloria? Ciertamente sí. En la venida de Cristo, ¿no se encontrarán, conocerán y se regocijarán mutuamente sus ministros y aquellos a quienes sus labores hayan sido útiles? El pastor y el rebaño, ¿no habrá una reunión segura y permanente? ¿no habrá un reconocimiento dulce, afectuoso y santo? ¿Su unión en la Iglesia de abajo superará, en su belleza y dulzura, su reunión en la Iglesia de arriba? Aquí está necesariamente mezclada con mucho que es imperfecto. Mucha ocultación está relacionada con sus trabajos unidos en la viña de Cristo. Salen llorando, llevando preciosa semilla, y a menudo son llamados a su descanso antes de que aparezca el fruto de sus oraciones, lágrimas y trabajo. Aquí también sobrevienen con frecuencia tiempos de enfermedad y de separación, que envuelven el espíritu con pesadumbre, y retuercen el corazón con angustia. Y entonces al final la propia muerte rompe bruscamente el tierno vínculo, y abate al abanderado, dejando que el afectuoso rebaño contemple con los ojos encendidos el espíritu menguado de su pastor mientras asciende y se eleva hacia la gloria. Pero la venida de Jesús, con todos sus santos, restaurará esta feliz unión, la revestirá de una nueva y más rica gloria, y la colocará sobre una base permanente, sí, eterna. «Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo» (1 Ts. 2:19-20). Sí, amados, nos conoceremos de nuevo, aunque alterados y glorificados.

Share this...

Deja un comentario