Repudiemos el pecado diariamente

Esdras 9:3 Cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué pelo de mi cabeza y de mi barba, y me senté angustiado en extremo.

Esdras acababa de ser notificado de la situación que se vivía entre el pueblo de Israel, el remanente que había regresado de Babilonia, a su amada Jerusalén, se encontraba en los mismos pecados por los cuales fueron castigados años atrás Esdras 9:1-2, la tristeza o dolor que embargó a Esdras, le pesó tanto, que se angustió en extremo, Esdras comprendió que la situación del pueblo de Israel era totalmente grave por causa de sus pecados, en Esdras se encontraba muy clara la palabra obediencia o reverencia y además de esto, el entendimiento de que la redención proviene únicamente  del SEÑOR de pactos, su actitud nos dice de su repudio total hacia el pecado cometido por el remanente que había quedado y regresado a salvo de lo que fue el destierro, Si el pueblo seguía quebrantando el pacto, no quedaba más remedio que la severidad del SEÑOR. Por tanto, Esdras se lamenta profundamente del pecado cometido por el pueblo, con esta misma actitud de Esdras, porque él entendía que DIOS desprecia y repudia el pecado, seamos también nosotros de este mismo sentir, comprendiendo que DIOS repudia y desprecia el pecado, no demos licencia a lo que conscientemente sabemos que está determinado como malo delante de DIOS, por eso roguemos y supliquemos por mortificar a diario  nuestros pecados .

Share this...

Deja un comentario