Puestos los ojos en Jesús | Octavius Winslow

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.
HEBREOS 12:2

Ten cuidado de hacer de la fe un salvador. Existe el peligro, y no se puede evitar demasiado, de sustituir la obra de Cristo por la obra del Espíritu. Este error es el que lleva a muchos de los santos de Dios a buscar dentro, en lugar de fuera de ellos mismos, las evidencias de su llamamiento y aceptación. Y así también muchos se mantienen caminando en un estado de esclavitud y temor durante todo su curso espiritual. Nunca resuelven la gran cuestión nunca plena y justamente. En otras palabras, nunca están seguros de su filiación. La obra de Cristo es una obra grandiosa y consumada. Es tan gloriosa que no admite comparación, tan completa que no permite ninguna adición y tan esencial que no puede dar lugar a ninguna sustitución. Por muy preciosa que sea la obra del Espíritu Santo en el corazón y por muy esencial que sea para la salvación del alma, quien la coloque donde solo debe estar la obra de Jesús, desvirtúa el orden del pacto, cierra la fuente legítima de evidencia y ciertamente traerá angustia e incertidumbre a su alma. «La justicia, la paz y el gozo» (Ro. 14:17) son el fruto de una creencia plena en el Señor Jesucristo, y quien los busque lejos de la cruz se encontrará con una decepción. De lo contrario, se encuentran en Jesús. El que mira lejos de sí mismo, de su vileza, culpabilidad, vacío y pobreza, plenamente y con fe en Jesús, sabrá lo que es el perdón de los pecados y experimentará el amor de Dios derramado en su corazón.

Si entonces tu fe es débil y probada, no te desanimes. La fe no te salva. Aunque sea un instrumento de salvación y, como tal, sea de gran importancia, no es más que el instrumento. La obra consumada de Emanuel es la base de tu salvación e incluso es tu salvación misma. Entonces, no hagas de tu fe un salvador. No la desprecies si es débil, no te regocijes en ella si es fuerte, no la pisotees si es pequeña, no la deifiques si es grande. Tales son los extremos a los que está expuesto todo creyente. Si tu fe es débil y fuertemente probada, no es evidencia de que no seas un creyente. Pero la evidencia de tu aceptación en el Amado debe surgir solo de Jesús. Entonces deja que tu lema constante sea: «Mirando a Jesús». Mirándolo tal como eres, mirándolo cuando la fe es débil, mirándolo cuando la fe es probada, mirándolo cuando la fe está declinando e incluso mirándolo cuando temes que no tienes fe. ¡Mira hacia arriba, alma probada y tentada! Jesús es el Autor, el Sustentador y se convertirá en el Consumador de tu fe. Todo lo que necesitas está en Él. Un vistazo, aunque sea borroso, de su cruz, un toque, aunque sea tembloroso, de su manto, te levantará de tus profundidades más bajas, aligerará tu carga más pesada, dorará tu perspectiva más oscura, y cuando llegues al borde del Jordán, te llevará con seguridad a través de sus olas, y te desembarcará en las soleadas y verdes orillas de Canaán.

Share this...

Deja un comentario