Prontos en reconciliarnos

Mateo 5:23-24 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Para el SEÑOR no es reconciliable mostrar ante Él ofrenda si existen inconvenientes con nuestros semejantes, porque el acto no concilia con el resentimiento u odio ¿de qué servirá entregar una ofrenda si nuestra alma se encuentra perdida? Consideremos que si no nos reconciliamos con nuestros hermanos DIOS tampoco nos perdonara Marcos 11:6. Y es que obtener el perdón de DIOS debe ser sumamente crucial para todos. Pero también tomemos en cuenta que DIOS tiene mucho en contra nuestra porque nos hemos rebelado a Su voluntad y mandamientos los cuales deberían de estar presentes en nuestras vidas y en este caso le hemos ofendido con nuestras actitudes tan pésimas. Decir que presentaremos ofrendas al SEÑOR nos tiene que llevar a la meditación en el estado que lo haremos y la motivación con la que lo hacemos o es que ¿pretendemos comprar nuestro perdón? Debemos de recordar que DIOS no puede ser sobornado Deuteronomio 10:17. Así que seamos conscientes de nuestra situación actual delante de DIOS y procuremos no solo su bondad que se encuentra dispuesta para todo aquel que venga a Él con arrepentimiento genuino, sino que también ser agradecidos dando obediencia a Sus mandamientos.

Reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Share this...

Deja un comentario