Oseas 1:2 Santidad o perece

Oseas 1:2 El principio de la palabra de Jehová por medio de Oseas. Dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová.

Uno de los propósitos del libro de Oseas es dar la orientación del descontento del SEÑOR en cuanto al comportamiento del pueblo hacia sus mandamientos, los cuales tomaron de forma ligera y de igual forma demostraron que la ley de DIOS era despreciativa para ellos ya que no vivían de acorde a lo demandado por el SEÑOR.

El mandato que el SEÑOR da ha Oseas de casarse con una ramera no es un simple deseo vano o al azar, la imagen que el SEÑOR quería demostrar a este pueblo era de personas que no le demostraban ningún tipo de respeto aunque se dijeran ser sus fieles súbditos regenerados, la dureza del SEÑOR en cuanto al ejemplo no es una exageración ni tampoco estaba fuera de lugar ya que el pueblo estaba totalmente corrompido y su actuar no estaba para menos.

  • Oseas 2:5 Porque su madre se prostituyó; la que los dio a luz se deshonró, porque dijo: Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida.

En el pueblo no había esa vida acorde a las escrituras del SEÑOR, ellos se desviaron de todo corazón no importando que tan miserables podían verse ante el DIOS altísimo.

Tomemos en consideración que las consecuencias no dejan de dictarse cada vez que el SEÑOR procura hacernos reflexionar, el mandato a la santidad en el creyente es claro y las advertencias de la destrucción también son claras, así que consideremos nuestros caminos seriamente.

Oseas 2:6 Por tanto, he aquí yo rodearé de espinos su camino, y la cercaré con seto, y no hallará sus caminos.

Share this...

Deja un comentario