¡Orar!

Mateo 26:40 Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?

Jesucristo momentos antes de que fuera entregado por Judas a los principales sacerdotes, los escribas, y los ancianos, para ser juzgado falsamente y así crucificarle, se encontraba en muy alta angustia Mateo 26:37, pero en medio de esta situación el SEÑOR sabía lo que debía de hacer y en contorno a su ansiedad se fue a orar. Demostró una actitud muy diferente a la de Sus discípulos los cuales fueron encontrados dormidos vencidos por el cansancio. Jesucristo les llama la atención con un cuestionamiento, pero dirigiéndose exclusivamente a Pedro ¿así que no habéis podido velar conmigo una hora? Consideremos esta pregunta de nuestro SEÑOR, nuestros motivos o excusas, aunque las apreciemos o procuremos darlas como muy legítimas, parecieran no ser totalmente pretextos válidos para el SEÑOR, aunque nos sintamos cansados, agotados, fatigados, y angustiosos debemos de recordar y principalmente observar el ejemplo de nuestro SEÑOR que persevero en la oración hasta en el momento más angustioso de su vida. Nada puede ser un obstáculo para orar al SEÑOR.

Share this...

Deja un comentario