Nada se asemeja a nuestro DIOS

Éxodo 20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

El mandato no es simplemente para entender que de lo que hemos hecho con nuestras manos no debe de ser adorado, sino que también es una forma de darnos a entender que DIOS es incomparable, nada en la tierra se parece a Él, ni nada en los cielos ni tampoco debajo de las aguas se le compara, para nosotros es importante calar más allá de una simple obra hecha de manos de hombres, porque el mandamiento no solo apunta al hecho de lo creado por el ser humano si no que además apunta hacia Su poderío, ninguna cosa fuera de Él puede hacer lo que DIOS hace, por esta razón es importante pensar y a la vez cuidarnos de querer comparar a cualquier cosa con DIOS ya que a la luz de este versículo estaríamos pecando, glorifiquemos a DIOS a través de Sus mandatos ya que ellos son para nuestro bien.

Deuteronomio 27:15 Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.

Share this...

Deja un comentario