Mirada escudriñadora de Cristo | Octavius Winslow

Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor.
LUCAS 22:61

Él parecía haber olvidado la solemne predicción de Su Señor sobre su pecado. Pero cuando esa mirada se cruzó con sus ojos, le devolvió a la memoria los borrosos recuerdos de las fieles y tiernas amonestaciones que le habían advertido de su caída. Hay una tendencia en nuestras mentes caídas a olvidar nuestros alejamientos pecaminosos de Dios. La triple recaída de David parecía haberse perdido en un profundo olvido, hasta que el Señor envió a Su profeta para recordarla. Cristo traerá a la vista nuestros alejamientos olvidados, no para reprender o condenar, sino para humillarnos y llevarnos de nuevo a la sangre de la aspersión.

La mirada escudriñadora de Cristo pasa cada hoja del libro de la memoria. Y los pecados y las necedades, las incoherencias y los alejamientos, inscritos en ese libro, pero olvidados durante mucho tiempo, son leídos y releídos para el profundo odio al pecado y la autohumillación de nuestras almas. ¡Ah, deja que una mirada del amor perdonador penetre en tu alma, iluminando la oscura celda de la memoria! ¡Y cuántas cosas, circunstancias y pasos de tu vida pasada recordarás hasta tu más profunda humillación ante Dios! ¡Oh, cuánto necesitamos que se nos recuerden así de nuestras amonestaciones, nuestras advertencias y nuestras caídas, para que en todo nuestro espíritu y conducta futuros «caminemos humildemente con Dios»!

Share this...

Deja un comentario