Lucas 9:11 El Señor mi sanador.

Lucas 9:11 Y sanaba a los que necesitaban ser curados.

Cuán misericordiosamente y maravillosamente es el Señor Jesús que se adaptó a cada condición de nuestra pecaminosa humanidad caída. Toma la presente ilustración. El pecado es una herida mortal, una fiera plaga del alma. Jesús es revelado como el Gran Sanador, y Su sangre como el excelente remedio. Sus propias palabras de gracia enseñan esto: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.” ¡Qué noticias alegres hay aquí! Es como si una proclamación real se hubiera hecho sucesivamente a lo largo de una ciudad azotada por una plaga, en que un excelente remedio hubo sido descubierto y provisto un médico infalible, y que quienquiera que estuviera dispuesto a hacer uso de la provisión, sería eficazmente libre y sanado.

Tal es el real anuncio del evangelio a este mundo afectado por el pecado. ¡Cuán buenas nuevas, Oh alma mía, hay aquí! Espiritualmente convencido de la picadura mortal de la serpiente antigua el diablo; tristemente consciente del virus y lo que causa su camino a través de todo el ser, paralizando toda facultad y contaminando todo pensamiento, sentimiento y acción; ¡Cuán agradable es el mensaje del evangelio en donde hay bálsamo en Galilea y un Médico ahí, y que Jesús sana todos estos quienes tienen necesidad de curación! Todo esto es la provisión del Amor del Padre. Uno en naturaleza, el Padre y el Hijo son uno en el grandioso remedio provisto para la curación del alma, de modo que llevando mi caso, desesperado sin embargo de lo que pueda ser, en Cristo, tengo la divina garantía para creer que seré sanado. “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que VIVAMOS por él (1 Jn. 4:9).”

Octavius Winslow
El Señor mi porción.

Share this...

Deja un comentario