Lucas 24:25-26 Los sufrimientos de Cristo.

Lucas 24:25-26 Entonces él les dijo: !!Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?

¿Porque puso Mateo tanto énfasis en los sufrimientos de Jesús? Es entendible que hubiera enfatizado la cruz, porque Cristo murió por nuestros pecados, y su cruz es la esencia del evangelio. Pero ¿Porque su énfasis sobre su pasión, es decir, sobre sus sufrimientos?

En primer lugar, el sufrimiento identificaba a Jesús como el autentico Mesías, Habia enseñado abiertamente que el Hijo debía sufrir muchas cosas y entrar a su gloria mediante el sufrimiento. Dado que la característica distintiva de su evangelio es presentar a Jesús como el cumplimiento del antiguo testamento, Mateo presta atención a ese aspecto en la historia de la pasión. ¿Fue Jesús traicionado y abandonado por sus amigos? Ese era el cumplimiento de salmos 41:9 Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, Alzó contra mí el calcañar. ¿Lo maltrataron y repudiaron terriblemente? Fue así en cumplimiento de Isaias 53:3  Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto. ¿Mantuvo dignamente el silencio delante de sus jueces? Lo hizo en cumplimiento de Isaias 53:7 como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. ¿Lo azotaron,  lo golpearon, le pegaron en el rostro, le escupieron? Fue en cumplimiento de Isaias 50:6 Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos. Todas estas cosas, implica Mateo, eran señales del verdadero Mesías, el siervo sufriente del Señor.

En segundo lugar, el sufrimiento también identifica a la comunidad mesiánica. La octava bienaventuranza registrada por Mateo declara que ser perseguido es una característica necesaria de los seguidores del Mesías. Esto sigue siendo verdadero en nuestros días. Según Paul Marshall, en su bien documentado libro su sangre clama, entre 200 y 250 millones de cristianos son perseguidos en la actualidad por causa de su fe, y unos 400 millones mas viven bajo severas restricciones a la libertad religiosa. Estos sufrimientos son una insignia tanto del Mesías como de sus discípulos.

John Stott

Share this...

Deja un comentario