La misericordia está más cercana cuando enmudecemos bajo la vara de Dios 1 | Thomas Brooks

Consideren que la misericordia está más cercana, la liberación y la salvación están por llegar, cuando el cristiano se queda quieto o tranquilo y en silencio bajo sus mayores angustias y sus pruebas más dolorosas. Ellos se encontraban en grandes aprietos (cf. Ex. 14). El faraón con un ejército poderoso estaba detrás, el Mar Rojo delante de ellos, montañas a cada lado de ellos y sin medios visibles para liberarlos. Pero entonces se quedan quietos para ver la salvación del Señor (v. 13), y en pocas horas sus enemigos son destruidos, y son gloriosamente liberados (v. 24ss). David enmudeció o se mantuvo callado bajo sus violentas aflicciones (cf. Sal. 39:9), pero si miran el segundo y tercer versículo del Salmo cuarenta, encontrarán que la misericordia se acerca a él y la obra de salvación para él. «Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios» (Sal. 40:1-3).

Share this...

Deja un comentario