La insensatez de pecar para escapar de la aflicción | Thomas Brooks

Personas que no les importa desligarse de Dios, desligarse de los hombres y desligarse de sus propias conciencias con tal de romper las cadenas que están sobre ellos. También son personas que no les importa de qué manera se abre la puerta de la prisión con tal de escapar. Y no les importa con qué manos se les arrancan los cerrojos con tal de estar en libertad. «Guárdate, no te vuelvas a la iniquidad; pues ésta escogiste más bien que la aflicción» (Job 36:21). Estos no toman sino una mala elección, quienes escogen el pecado antes que el sufrimiento. Y, sin embargo, los hombres piadosos han tomado a veces tal mala elección cuando las aflicciones los han rodeado por todas partes. Aunque ningún león ruga así en el seno de la conciencia del hombre, algunos han puesto a ese león a rugir por dentro para librarse de las aflicciones externas. Algunos se han puesto bajo tormentos internos para librarse de las torturas externas. Compra su libertad de la aflicción a un precio demasiado alto quien la compra con la pérdida de un buen nombre o de una buena conciencia.

Share this...

Deja un comentario