La imposibilidad de pecar para liberarse de las aflicciones | Thomas Brooks

Consideren que es algo imposible para cualquiera pecar para liberarse de sus aflicciones. Abraham, Job y Jonás lo intentaron, pero no pudieron lograrlo. Los demonios han experimentado esto durante casi seis mil años. No habrían estado ahora encadenados, si pudieran pecar para quitarse las cadenas. Si los condenados en el infierno pudieran pecar para liberarse del fuego eterno, no habría ninguno ahora que vociferara en ese fuego devorador e insaciable (cf. Is. 33:14). El infierno no tendría habitantes, si pudieran pecar para liberarse de él. ¡Ah, cristianos, los demonios y los espíritus condenados pecarán tan pronto para liberarse del infierno, así como ustedes podrán pecar para liberarse de sus aflicciones! ¡Cristianos, tan pronto como impidan que el sol siga su curso, pongan el océano en una cáscara de nuez, rodeen la tierra con un solo paso, y levanten a los muertos cuando quieran, así mismo podrán siempre pecar y liberarse de sus sufrimientos! Por lo tanto, es mejor enmudecer y guardar silencio bajo ellos que intentar lo que es imposible de lograr.

Share this...

Deja un comentario