Gran rendición de cuenta | Jeremiah Burroughs

Aquellos que disfrutan de una gran riqueza y una condición próspera tienen una gran cuenta que dar a Dios. Ahora bien, todos somos mayordomos. Uno es un mayordomo de un hombre más bajo, quizás para un caballero ordinario. Otro es un mayordomo para un noble, un conde. Entonces, el mayordomo del hombre más bajo no tiene tanto bajo su mano que el otro. ¿Y se sentirá descontento por esto? No. Él piensa: «Tengo menos, y tendré que dar una cuenta menor». Así mismo, su cuenta, en comparación con la del ministro y la del magistrado, no será nada. Ustedes deben dar cuenta de sus propias almas, y ellos también. Ustedes deben dar cuenta de sus propias familias, y ellos también. Pero ustedes no tendrán que dar cuenta de las congregaciones, y de los pueblos, ciudades y países. Ustedes piensan de los príncipes y reyes de la siguiente manera: «¡Oh, en qué posición gloriosa están!» Pero ¿qué piensan de un rey que tiene que dar cuenta del desorden y la maldad en su reino que posiblemente podría haber evitado?

Share this...

Deja un comentario