Éxodo 32 El becerro de oro.

La nación de Israel, bajo el liderazgo de Moisés, hacia poco tiempo que había sido liberada de su esclavitud en Egipto Éxodo 19:1. Acampaban a los pies del monte Sinaí, mientras Moisés se reunía con el Señor en la montaña Éxodo 24:12.

Es importante que entendamos que Moisés había ya ascendido a la montaña para recibir los Diez Mandamientos y otras instrucciones. Él había reportado esto a su pueblo Éxodo 19:3,25, quienes prestamente lo acogieron, afirmando: “Haremos todo lo que el Señor ha dicho” Éxodo 24:3. No había ambigüedad en lo absoluto en lo que se refiere al segundo de estos mandamientos: “No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni los adores” Éxodo 20:4-5a

La causa de su idolatría: ¿Que se apodero de ellos para hacer tal cosa? Ellos alegaban la ausencia de Moisés Éxodo 32:1. Para ellos era impensable que el pudiera ausentarse por tanto tiempo y aun así regresar. Esta era una muy descollante presunción a la luz del hecho de que DIOS:

  • Había usado a Moisés para anunciar su liberación de Egipto Éxodo 6:5-7.
  • Había usado a Moisés para asegurarles que ellos recibirían la tierra prometida a sus padres Éxodo 6:8.
  • Moisés también fue el instrumento que DIOS uso para mandar plagas sobre el faraón y todo Egipto Éxodo 7:14: 12:30.
  • Moisés había guiado al pueblo fuera de ese país hacia el desierto de sinaí Éxodo 12:31-39; 13:17; 14:31.

Egipto era todo lo que esta gente conocía, y Josue fue claro que al indicar que muchos de ellos habían servido a los dioses visibles de ese país Josue 24:14. Ahora estaban lejos de Egipto y llamados a servir aun DIOS invisible; Un DIOS que arde tanto en santidad, que no pueden acercarse sin Moisés como su mediador. Es posible que haya sido su deseo de tener una lisonjera familiaridad lo que provoco que anhelaran dioses como los que habían adorado en Egipto. En lo que a ellos concernía, la ausencia de Moisés les brindo la oportunidad de satisfacer ese anhelo. Así fue como le hicieron la propuesta a Aáron Éxodo 32:1, confeccionaron el becerro de oro Éxodo 32:2-4 y llevaron a cabo una celebración Éxodo 32:5-6 que tuvo mas que ver con sexo que con religión  (la misma palabra hebrea traducida en este versículo como desenfreno, se usa en Génesis 26:8, donde tiene definitivamente connotaciones sexuales.)

El resultado de su idolatría: Todo se detuvo completamente con un apabullante juicio Éxodo 32:25-28. Luego de quemar el becerro y reducirlo a polvo, Moisés lo regó en el agua y forzó al pueblo a que la bebiera. Todo esto fue diseñado para mostrar la inutilidad de su dios. Un dios que no pudo evitar ser quemado y pulverizado no es un gran dios. Un dios que puede ser bebido por sus devotos es incluso menos que ellos mismos. Imagínate tener un dios que puede ser adorado un momento y bebido al siguiente.

Conclusión: El verdadero DIOS flamea con gloria y santidad y así como el Israel de antaño no se pudo acercar a Él sino a través de la obra mediadora de Moisés, así también nosotros solo podemos conocerlo a través del verdadero mediador, a quien Moisés debía anunciar. Ese mediador no es otro que el Señor Jesucristo 1 Timoteo 2:5.

Aunque hay mucho que lamentar en la iglesia moderna todavía existe consuelo y esperanza. El Señor Jesucristo, esta a la diestra de DIOS, intercediendo por su pueblo, para que se arrepienta de su idolatría y para otorgar perdón cuando lo hagan 1 Juan 2:1

Roger Ellsworth

Share this...

Deja un comentario